Inicio Mapa Enlaces Direcciones Usuarios Registrados

Mancomunidad de Ayuntamientos del Norte de Gran Canaria
www.mancomunidaddelnorte.org

Situación geográfica
Agaete Artenara Arucas Firgas Gáldar Moya  Aldea de San Nicolás   Santa María de Guía  Teror Valleseco
Saludos
Saludo del presidente
Historia
Introducción
Organización
Estatutos y Actas
Órganos de gobierno
Carta de Servicios
Sugerencias y reclamaciones
Itinerarios Turísticos
Rutas en coche
Ruta 1
Ruta 2
Ruta 3
Rutas a pie
Lugares de interés
Espacios naturales
Información turística
Proyectos Mancomunidad
Plan de Calidad Turística del Norte
Interreg III B
Plan hidrológico
Desarrollo sostenible
Modernización de la Administración Local
Talleres de empleo
Escuelas Talleres de empleo

 

 

Rutas en coche Ruta 2 "Donde habita el alisio"

Pulsa para aumentar el tamaño del mapa
Itinerario 
El Pagador
Moya
Los Tilos
Fontanales
Pinos de Gáldar
Lanzarote
Valleseco
Balcón de Zamora
Teror
Firgas
Azuaje
Pulsa en la imagen para aumentar  

Ruta 2: "Donde habita el alisio"

 EL PAGADOR Volver al mapa de la ruta

     Situado en la costa moyense de Lairaga, constituye un enclave de gran atractivo. Sus terrazas de plataneras, el caserío y la cercanía al mar confieren al paisaje una singular belleza.

 MOYA Volver al mapa de la ruta

     La Villa de Moya asoma al barranco de su mismo nombre desde las alturas. Este antiguo enclave, en plena zona de laurisilva, fue cuna del insigne poeta Tomás Morales y, en el centro mismo del pueblo, frente a la Iglesia de Nuestra Señora de la Candelaria, podemos observar y visitar la casa donde vivió, actualmente convertida en museo. En el casco es igualmente interesante visitar el edificio de la Heredad de Aguas y la fábrica de "bizcochos de Moya".

 LOS TILOS Volver al mapa de la ruta

     Los Tilos de Moya toman su nombre del til árbol que, junto con el laurel, el viñátigo y el acebiño, constituye una de las especias arbóreas más representativas de la laurisilva. Saliendo de Moya, en dirección hacia el Palmital de Guía, nos encontramos con el Barranco del Laurel, donde se encuentran los famosos "Tilos". Este bosquete del relicto de laurisilva más amplio de Gran Canaria, parte de lo que un día fuera la Selva de Doramas, fuertemente explotada históricamente y hoy en recuperación gracias a los planes de repoblación Laurisilva XXI llevados a cabo en la zona. Un paseo por la carretera que asciende por el barranco nos permitirá observar las numerosísimas especies endémicas que conforman este ecosistema.

 FONTANALES Volver al mapa de la ruta

     El pequeño núcleo de San Bartolomé de Fontanales se sitúa a 990 mts. de altitud, en las medianías del municipio moyense. Es un pueblo de marcado carácter agrícola, donde se cultivan sobre todo papas, millo y frutales, como los castaños y los manzanos, y ganadero, si bien en los últimos años se ha experimentado un fuerte retroceso en este sector. Junto a las construcciones modernas, todavía podemos observar numerosas edificaciones de tipo tradicional, destacando entre estas antiguas construcciones la iglesia parroquial de San Bartolomé de Fontanales, que permanece en pie a pesar de que la nueva iglesia se construyó justo enfrente.

 CALDERA DE LOS PINOS DE GÁLDAR Volver al mapa de la ruta

     La Caldera de Los Pinos de Gáldar supone una espléndida atalaya desde la que observar todo el norte grancanario. Este enorme cráter, situado en las cumbres del norte de la isla, en alineación con el edificio de Montañón Negro, pertenece al ciclo reciente de formación de la isla.

 LANZAROTE Volver al mapa de la ruta

     Se asienta sobre los materiales lávicos del volcán Calderetas, de ciclo reciente, los cuales rellenaron el fondo del barranco, dando lugar a un pequeño valle con grandes posibilidades agrícolas. Situado muy cerca del casco de Valleseco, hoy día tienden a encontrarse debido al crecimiento longitudinal de ambos núcleos de población alrededor de la carretera.

 VALLESECO Volver al mapa de la ruta


     Valleseco se sitúa a 978 mts. de altitud, y es la capital de un municipio que acoge 4.421 habitantes. Se trata de un pueblo, al igual que casi todos los de la zona, de base agrícola y ganadera, cuya actividad se ve en retroceso. En el casco urbano podemos observar la Iglesia de San Vicente Ferrer, del siglo XIX, que cuenta con un púlpito y un artesonado mudéjar.

 BALCÓN DE ZAMORA Volver al mapa de la ruta

     Constituye un excelente mirador del valle en el que se asienta Teror, pudiendo observarse desde aquí el crecimiento disperso del pueblo y el minifundismo agrícola.

 TEROR Volver al mapa de la ruta

     La villa mariana de Teror, situada en el centro de un valle, a unos 543 mts. de altura, constituyó desde muy temprano un importante centro religiosos, señorial y comercial de las medianías de Gran Canaria. Prueba de ello son las importantes edificaciones que en su núcleo podemos observar, como la Basílica del Pino, la Casa Episcopal, el Convento de las Dominicas, el Monasterio del Císter y las Casas Consistoriales, que hacen de Teror un pueblo de gran belleza. Hoy día, la villa ha experimentando un importante crecimiento, explicado en parte por la atracción del culto a la Virgen del Pino.

 FIRGAS Volver al mapa de la ruta

    La villa de Firgas se sitúa en el centro del municipio, sobre las laderas de un cono volcánico, la Montaña de Firgas (669 mts.), que da a la zona un imponente porte montañoso. Las calles empinadas, las casas antiguas y las fuentes hacen de este tranquilo pueblo un lugar agradable para pasear a la sombra. Un antiguo molino de gofio del siglo XVI, restaurado en 1996, está actualmente abierto por las mañanas para el disfrute colectivo.

 AZUAJE Volver al mapa de la ruta

    El Barranco de la Virgen es conocido en su cauce inferior como Barranco de Azuaje, debido a las fuentes minerales del mismo nombre que en él se encuentran. Tras el barrio de Buenlugar, y tomando, a la izquierda, una pista que se interna en el barranco, nos encontramos con los manantiales curativos, cuyas aguas ricas en hierro en disolución llevaron, a principios del siglo XX, a la construcción de un hotel balneario que fue muy frecuentado hasta la época de la Guerra Civil. Hoy podemos observar los restos que, tras un incendio, permanecen en estado ruinoso. No puede faltar en esta visita un pequeño paseo barranco arriba, para disfrutar de la sombra de sus grandes árboles de laurisilva y del murmullo del agua.

 

  © Mancomunidad de Ayuntamientos del Norte de Gran Canaria. 2001
Sitio web optimizado para resolución 800 x 600 y Explorer 5 o superior.